Conferencia Internacional de Abogados B: Las empresas de triple impacto toman fuerza legal en América Latina

Movimiento B

Nuestras Redes Sociales

Conferencia Internacional de Abogados B: Las empresas de triple impacto toman fuerza legal en América Latina

  • Abogados de todo el mundo, entre ellos dos legisladores nacionales, evaluaron en Lima la identidad legal de las empresas de triple impacto en el mundo entero.
  • Representantes de trece países estuvieron presentes: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, EEUU, Italia, México, Perú, Reino Unido, Suiza, Uruguay.
  • 31 estados en Estados Unidos e Italia reconocen legalmente a las Empresas de Beneficio e Interés Colectivo, o Empresas B.
  • En la región, Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Uruguay ya tienen proyectos de ley en discusión y/o en proceso de elaboración.
  • El evento fue carbono neutral, gracias a Nature Services Perú, una Empresa B de Perú.

La tendencia hacia las nuevas economías, el capitalismo humanista y un consumo consciente ya es una realidad global que se refleja en la creación de nuevas formas jurídicas de organización que posibilitan la creación de empresas que, sin dejar de perseguir el lucro, incorporan finalidades sociales y ambientales al corazón de sus modelos de negocio y a sus actividades empresariales. Estas son conocidas como Empresas B (Benefit Corporation en EEUU) o empresas de triple impacto.  

Con el fin de debatir sobre las cuestiones legales que plantean las Benefit Corporations/Sociedades BIC (Beneficio e Interés Colectivo), y revisar el rol del Derecho como agente de transformación de la sociedad hacia una nueva economía, se reunieron destacados juristas de trece países la semana pasada en Lima.

“Hace 100 años el propósito de una empresa era la descripción de la actividad económica, pero hoy cuando uno habla del propósito de la empresa, éste ha cambiado, son los impactos positivos”, comentó William Clark, Socio de Drinker Biddle Abogados, redactor de “Model Benefit Corporation Legislation quien estuvo presente en el evento”.

Organizado por Sistema B, European Social Enterprise Law Association -ESELA- y la Benefit Company Bar Association, el evento reunió a más de 60 líderes entre 24 y 70 años, pioneros de la nueva economía.

Entre los asistentes estuvieron además el Senador Mauro del Barba, impulsor de la ley “Societá Benefit” de Italia, Rodrigo Goñi, Diputado del Partido Nacional de Uruguay, Andrés Barreto, uno de los impulsores del proyecto de ley para las Sociedades B de Beneficio e Interés Colectivo de Colombia, Pedro Tarak, Abogado, co-fundador y Presidente del Directorio de Sistema B Internacional, Luke Fletcher, Socio y Jefe de Finanzas Sociales en Bates Wells & Braithwaite London LLP y Presidente de la European Social Enterprise Law Association, y Maria Emilia Correa, Co-fundadora de Sistema B y líder de Academia B.

“Veo en las Empresas B la posibilidad de integrar, de complementar lo más maravilloso que tiene el hombre: su habilidad creativa y su espíritu emprendedor para organizar actividades que sumen valor”, mencionó el Diputado Nacional Rodrigo Goñi.

También asistieron abogados referentes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Uruguay, que están participando activamente en los procesos legislativos que se están dando en estos países, además de juristas de Brasil, Costa Rica, Ecuador, México, Perú, Reino Unido y Suiza.

Del encuentro resultaron diversos acuerdos, entre los que se destacan:

  1. La firma de una alianza internacional por la promoción de las leyes para las sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (BIC);
  2. La elaboración de reglas de interpretación del derecho para las B Corps/Empresas B
  3. Integración concreta del respeto de los Derechos Humanos en la operación de las Empresas B. Por ejemplo, incluir en los contratos de trabajo una cláusula de terminación anticipada por violación a los DDHH.
  4. Análisis y búsqueda de alternativas para conseguir la deducibilidad de gastos realizados para la generación del triple impacto. No se buscará dar incentivos pero tampoco desincentivos.

La conferencia fue auspiciada por tres universidades peruanas, Universidad de Lima, Universidad del Pacífico y la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), la Corporación Andina de Fomento -CAF- y el Banco Interamericano de Desarrollo- FOMIN.

“Tenemos una obligación de mandato legal de ser articulador. La inexistencia de marcos legales para las Empresas B genera una serie de problemas a este tipo de empresas y se necesita una claridad”, aportó Xoán Fernández, Representante de la Corporación Andina de Fomento-CAF- y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Las Sociedades de Beneficio a nivel global

En Estados Unidos, 31 estados aprobaron ya una legislación que regula a las “Benefit Corporations” (http://benefitcorp.net/). Italia también incorporó, el 28 de diciembre de 2015, una ley especial para regular a las Societá Benefit. El Reino Unido por su parte prevé una forma jurídica especial para las denominadas Comunity Interest Companies, sociedades de responsabilidad limitada creadas para llevar a cabo un negocio u actividad para beneficio de la comunidad y no puramente en pos de un interés privado (https://www.gov.uk/government/organisations/office-of-the-regulator-of-community-interest-companies).

También Canadá regula diferentes formas jurídicas, entre ellas las de Community Contribution Company o Community Interest Company (http://www.fin.gov.bc.ca/prs/ccc/).

Asimismo en América Latina, puntualmente en Argentina, Colombia y Chile, se están dando los procesos legislativos para que estos países reconozcan legalmente a las empresas de triple impacto.

Elementos claves de las Sociedades BIC

La Comunidad Jurídica Global de Abogados B, que trabaja para impulsar este tipo de leyes en los diferentes países, ha propuesto los siguientes elementos clave que deben tener las Sociedades BIC:

  • Propósito. El propósito (objeto social) de la empresa se amplía porque no sólo busca el beneficio económico de la compañía y sus accionistas por la producción de bienes y servicios para el mercado, sino también un impacto positivo en la comunidad y el medio ambiente, integrando estos objetivos a su modelo de negocio y actividades. Así, el propósito de la empresa se define por la prosecución de un triple impacto: económico, social y ambiental.
  • Deberes de los administradores. Los deberes fiduciarios de los administradores también se amplían pero sin responsabilidad pecuniaria. Esto requiere que los administradores compatibilicen los intereses a mediano y largo plazo de los actores vinculados al negocio. Estos actores incluyen a los accionistas, empleados, consumidores, la comunidad donde opera la empresa y sus subsidiarias y el medio ambiente local y global. Los accionistas son los únicos legitimados para reclamar la responsabilidad fiduciaria de los administradores por este nuevo deber.
  • Reportes y Transparencia. La empresa deberá realizar un reporte anual sobre el progreso del triple impacto de sus actividades. El reporte deberá estar basado en estándares desarrollados por personas independientes que permitan evaluar el triple impacto. El informe debe ser hecho público.

20 de junio de 2017