Hacia una Banca Ética en América Latina por Juan Pablo Larenas

Movimiento B

Nuestras Redes Sociales

Hacia una Banca Ética en América Latina por Juan Pablo Larenas

SISTEMA B: ESPECIAL ECOSISTEMA DE BANCA ÉTICA

Juan Pablo Larenas, Director Ejecutivo Sistema B

 

REDEFINIENDO EL ÉXITO FINANCIERO: HACIA UNA BANCA ÉTICA EN AMÉRICA LATINA

Sabemos que la forma de hacer negocios cambió y que una economía más humana y sustentable no solamente es posible, sino que además es necesaria y urgente. Una economía cuyo objetivo prioritario sea satisfacer las necesidades de todos los seres humanos. Estamos viviendo tiempos de cambios donde este escenario se está volviendo cada día más real. Hoy existen más de 330 Empresas B en América Latina de más de 50 industrias que usan la fuerza del mercado para dar solución a problemas sociales y ambientales, y juntas facturan más de USD 6.500 millones anuales. Estas empresas se comprometen de tal manera que por estatutos amplían el deber fiduciario de sus accionistas y gestores para incluir intereses no financieros. De eso se trata la propuesta de las Empresas B, aquellas empresas que toman el compromiso de mejorar sus estándares de gestión y transparencia, y eligen certificarse para ser parte de una comunidad global de empresas en proceso de mejora continua. Con esta evidencia, tenemos la certeza que las empresas pueden ser rentables económicamente y al mismo tiempo tener el propósito de crear un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. Queremos demostrar que no hay contradicción alguna entre hacer negocios y querer mejorar el mundo; que el éxito económico puede ser medido por el bienestar de las personas, de las sociedades y de la naturaleza. Por eso desde Sistema B impulsamos la existencia de la Banca Ética en América Latina, para que el ecosistema sea favorable para este tipo de empresas, y donde los diferentes actores claves de la economía juguemos un rol activo como agentes de cambio positivo. Los bancos deben subirse a este cambio, para que explícitamente contribuyan de forma positiva al sistema financiero global.

En este sentido, creemos que el modelo de las Empresas B puede ser una guía clara para que los bancos evalúan sus prácticas e incorporen aquellas que les haga sentido para ser más éticos, transparentes con sus inversiones y que generen más consciencia en el uso del dinero. América Latina tiene la gran oportunidad de ser el continente en donde la Banca Ética se desarrolle más rápidamente y con mayor éxito; en primer lugar, porque es necesario para ayudar a redistribuir la riqueza de una forma más equilibrada, y en segundo lugar, porque miles de personas ya se han entusiasmado con esta propuesta desde los diversos roles de la economía. Ya hay avances sólidos en el estudio de pre-factibilidad que incluye un análisis legal, financiero, económico y operativo para que la creación de un banco ético sea real en Chile, y en toda América Latina. Queremos que haya una transformación en el modo de hacer empresa, que las empresas incluyan prácticas laborales y ambientales positivas, y que los bancos inviertan en esta transformación real y no especulativa. Necesitamos más bancos éticos, que adquieran el compromiso de mejorar de manera continua, y que influyan positivamente para que la economía sea más humana y sustentable, al igual que ya lo hacen más de 330 Empresas B en la región, y más de 2.200 en el mundo.

 

¿Por qué es necesaria la Banca Ética en la región?

Porque la Banca Ética planifica pensando en el largo plazo, estableciendo criterios sostenibles de inversión, priorizando a las empresas que generan bienestar a las personas y el medioambiente; Porque la Banca Ética tiene un propósito que va mucho más allá de la rentabilidad financiera y porque invierte solamente en economía real y no en especulación; Porque sus gobiernos corporativos son transparentes e inclusivos; Porque los trabajadores también son beneficiados por las prácticas laborales internas. Porque son auto-sostenibles y más resistentes a las perturbaciones externas. Estamos convencidos de que este modelo bancario permitirá que la economía cambie, y que la solución a los problemas de las personas y el planeta sean el motor de las empresas que genere bienestar para todos.