Avanza en Chile figura legal para firmas que generan impactos positivos colectivos

Movimiento B

Nuestras Redes Sociales

Compartir en:

Avanza en Chile figura legal para firmas que generan impactos positivos colectivos

Iniciativa busca dotar de un marco normativo propio a las llamadas “Empresas B”, con el fin de darles certeza jurídica.

 

A toda marcha avanza en la Cámara de Diputados el proyecto de ley que busca regular a las llamadas “empresas B”, es decir, aquellas que tienen como objetivo dar solución a problemas sociales y ambientales con un modelo económico que sea capaz de generar ganancias. La iniciativa legal, que fue presentada hace dos años por los diputados Maya Fernández (PS) y Felipe Kast (Evópoli), ya cumplió su primer paso: su aprobación en general por la comisión de Economía de la Cámara de Diputados.

La diputada Fernández señaló que “hay que apoyar un cambio en el paradigma, porque siempre se asocia a las empresas solo con el lucro, y aquí hay empresas preocupadas de los temas sociales y medioambientales, así como del comercio justo”. Pero la parlamentaria detalló que la próxima semana ingresarán las indicaciones que pueden modificar o robustecer el proyecto.

En tanto, el diputado Felipe Kast destacó que el nuevo estatuto “les da certeza jurídica a todos los emprendedores sociales que hoy no tienen un parámetro que les permita a los inversionistas promover este nuevo tipo de empresas”. El parlamentario añadió que “hay una vocación social y pública muy arraigada en nuestro país” e indicó que el interés por este tipo de empresas nace tal como se ha gestado “Un techo para mi país”, la “Teletón” o “Desafío levantemos Chile”.

Kast señaló que es necesario que los emprendedores sociales “tengan un marco legal para poder trabajar sin temor para que eventualmente el Servicio de Impuestos Internos (SII) los vaya a sancionar por estar gastando parte de sus ingresos en fines que no buscan maximizar la renta”. El diputado agregó que por ejemplo se podría haber exigido que los colegios particulares subvencionados se transformaran en “Empresas B”.

Fuente: Economía y Negocios, El Mercurio